sábado, 2 de febrero de 2008

Envejecimiento prematuro

Al llegar a cierta edad (la de los “a mí nunca me pasaba”, “yo siempre me acordaba”, “yo antes no me cansaba”, “antes no me dolía”, etc.), empezamos a ver que el tiempo ha pasado y que tenemos más edad, misma que nos parecía lejana. Si no lo hacemos consciente, la vida se encarga de hacérnoslo saber con cierta sutileza…

Mi primer golpe fue cuando me dí cuenta que había cambiado de estación de radio, antes escuchaba los éxitos del momento y compraba los discos LP’s o cassettes (nuevas generaciones absténgase de preguntar y búsquenlo en internet), ahora mis canciones las encuentro en “the oldies but goddies”, “la hora del recuerdo” y “los años dorados de…”. Mi primera justificación racional fue: mercadotecnia, quieren revender lo que en su tiempo no se compró y que ahora por poder adquisitivo quieres tener aquel disco de Hombres G que perdiste (otra vez, nuevas generaciones, no pregunten quién diablos fueron los Hombres G).

Este último año, me ha golpeado la vida con esos “acuérdate de tu edad”, primero con las enfermedades, una gastritis que me llevó al hospital y me dejo vulnerable mi antiguo estómago de trailero (todo lo que comiera no me hacía daño), ahora con solo ver algunas comidas me duele el epigastrio… otro trancazo adicional a la pérdidas de viejos amigos y grandes maestros, es cuando ves que tus tutores, mentores o maestros pasan a ser el nombre de un Nuevo Hospital, Edificio, aula o convocatoria, de verdad te pesa el alma.

Dos muestras más del envejecimiento: cuando te das cuenta de la posición en el árbol genealógico que “ocupa” ese infante que corre en casa de tu suegra o de tu madre te convierte en tío abuelo, te empiezan a temblar las piernas… hace poco me contactó un ahijado de mis padres a quien conocí antes de que naciera (es decir durante su embarazo) y ahora tiene un hijo recién nacido, ya no me temblaron las piernas, se me doblaron.

Supongo que a todos nos pasa… y como decía Proust, un viejo es un adolescente que vive demasiado tiempo… mejor afrontar con valentía esos golpes y si quiero ser optimista, cada vez que me veo nuevas canas “prematuras” en el pelo pienso que yo creía que ni siquiera canas iba a tener, pues de acuerdo a la carga genética, la calvicie era lo que más probablemente me sucediera “cuando llegara a los ....’s.

Y para remover los recuerdos el video “reciente” con el que empecé el post.

8 comentarios:

GwynF dijo...

El video no sale en IE7 ni Firefox 2. Me gustaría verlo :)

Saludos de otro viejito!

ego2005 dijo...

Jajajajaja!!!!

Ok, ya no pude subirlo...pero en mi entrada de hoy está el videito.

Creo que ya podemos empezar a crear el club de la cana!

Gracias por la visita Gwyn!

Gildardo dijo...

Mi querido Elías... comparto a plenitud tu sentimiento. Y hasta creo que en mayor grado, pues tengo la sospecha de que soy mas viejito que tu. Muchos de mis alumnos nunca han oido hablar de una commodore 64, o no tienen idea de qué era una regla de cálculo. En cuestiones de música, pasa lo mismo. Definitivamente el tiempo pasa, y vaya que deja huella. Gozo de una relativa buena salud, pero qué esperanzas que me desvele y amanezca cual fresca lechuga. Recuerdo aquellas épocas en que podía desvelarme no uno ni dos, sino tres días al hilo y aunque cansado, podía seguir el ritmo. Hoy me desvelo (entiéndase duermo a las 12 de la noche) y ando como caballo de lechero.

Pero pues todo tiene su lado optimista. He vivido muchos años, lo que me ha permitido hacer mil amigos, conocer lugares, comer muchas cosas y aprender mucho. Eso solo lo da el tiempo, aunque nos cobra por esas cosas que nos otorga.

Por otro lado, creo que una de las cosas que más me gusta de ser profesor es justamente ese lazo que mantienes con jóvenes rebosantes de energía, esperanzas y anhelos. Y se contagia. Aunque puede que se vea medio bizarro, a veces estoy seguro me comporto como un joven de un poco más de la mitad de mi edad. ¡Y me agrada!

Y bueno, pues al final de cuentas, de acuerdo o no, el tiempo es anisotrópico, asi que no nos queda de otra más que resignarnos. Y ya mejor dejo de escribir o me van a doler las articulaciones de mis manos.... je je

Saludos

Sin embargo, una de las cosas que a mi me llena mucho es el estar en c

Aranzazu dijo...

todo es cuestión de aceptar la edad (creo). En una ocasión una estilista me arrancó mis canas, cosa que me dió tanta tristeza que casi que lloro. Ella no entendía cómo me podía "pesar" el favor que me había hecho, pero son heridas de guerra, y esas -junto con las experiencias de los años- son muy preciadas para cualquiera que las entienda.

Un abrazo!

ego2005 dijo...

Wow!

Muchas gracias Gil y Aranza por sus visitas y comentarios (aunque no sé qué es un commodore 64 ni una regla de cálculo... :D

Ya digerí el susto y claro, que la edad (aparte de muchas otras cosas) te deja experiencia.

Esta semana les contaré acerca de los recuerdos.

Un abrazo para todos!

Mario dijo...

Tengo la sensacion de que voy a un ritmo mas lento que la mayoria de la gente, estoy en una edad en que mis padres ya tenian 3 hijos y en que algunos "chavos" de 30 años estan en las mismas que yo. No pienso mucho en la edad, salvo cuando me comparo, pero para no agustiarme evito compararme.

"Tan Joven y Tan Viejo... Like a Rolling Stone"


...Commodore 64? Regla de Calculo?

GwynF dijo...

queria un C64, pero mis padres me compraron un BBC micro B (una maquinita super ingles). Y jugaba con las reglas pero no sabia que eran hasta mucho mas tarde

Baltazar Moreno dijo...

Y ya son dos pequeños Pepe.. el tiempo pasa.. y valla que duele.. pero las experiencias son hermosas, y el futuro que nos espera es anhelador.

Saludos!!

Archivo del blog